deutsch
français
englisch
espagnol

El régimen matrimonial


El derecho matrimonial regula la propiedad de bienes durante el matrimonio y la forma en la que debe repartirse el patrimonio en caso de divorcio o muerte. Existen tres posibilidades o regímenes matrimoniales:

  • la sociedad de gananciales
  • la comunidad de bienes
  • la separación de bienes

Si no se firma un contrato matrimonial los cónyuges están sometidos al régimen económico legal de bienes gananciales. En un contrato matrimonial se puede acordar un régimen económico extraordinario (es decir, comunidad de bienes o separación de bienes). En un contrato matrimonial el régimen económico y las cuestiones personales se pueden adaptar a las necesidades individuales, dentro de límites legales claramente regulados. El contrato matrimonial se puede concertar o modificar antes del casamiento o en cualquier momento del matrimonio, siempre que exista mutuo acuerdo.
El contrato matrimonial requiere escritura pública, tanto en el caso de matrimonios como de parejas de hecho registradas (art. 184 ZGB), es decir que hay que ir al notario. 


Los distintos regímenes económicos:

Sociedad de gananciales (CCS art. 196 ss.)
En la sociedad de gananciales, cada uno de los cónyuges tiene, en principio patrimonios separados. Pero en caso de muerte o divorcio, o sea en el momento de la disolución del régimen matrimonial, los ahorros o beneficios obtenidos durante el matrimonio se separan y atribuyen por mitad al marido y a la mujer. El patrimonio que cada una de las partes poseyera antes del casamiento, así como donaciones y herencias, se consideran bienes especiales y no pasan a ser bienes gananciales (responsabilidad sobre deudas, véase Dinero).

Comunidad de bienes (CCS art. 221 ss)
La comunidad de bienes debe acordarse especialmente en un contrato matrimonial. Se diferencia aquí entre el patrimonio de la mujer, el patrimonio del marido y los bienes comunes. El contrato matrimonial regula en el caso individual lo que pertenece a cada uno. En caso de disolución del régimen matrimonial, los bienes comunes se reparten por mitad entre los cónyuges.

Separación de bienes (CCS art. 247 ss)
La separación de bienes puede estipularse por medio de un contrato matrimonial. Además, puede ser puesta en vigor a pedido de una parte ante el juez o - si están dadas determinadas condiciones - contra la voluntad de ambos cónyuges. En la separación de bienes no existe un patrimonio común. Tanto la mujer como el marido siguen siendo los únicos propietarios de sus propios bienes.

Excepción importante para parejas binacionales
Como pareja binacional, tienen ustedes la posibilidad de someter su matrimonio al régimen matrimonial del país de origen del cónyuge o la cónyuge extranjero/a. Para ello es necesario un acuerdo por escrito.
Les recomendamos asesorarse al respecto.

Si desean más información sobre los efectos de los distintos regímenes matrimoniales, en www.bj.admin.ch hallarán el documento "Ehe- und Erbrecht - ein Leitfaden für Braut- und Eheleute" (derecho matrimonial y sucesorio - información para parejas a punto de casarse y matrimonios), elaborado por Departamento Federal de Justicia y Policía. En este documento se informa también sobre el derecho sucesorio.


Para mayor información o una asistencia personalizada puede dirigirse, en cualquier momento, a una de los consultorios de la Federación.