deutsch
français
englisch
espagnol

Parejas en concubinato y parejas homosexuales

Las personas nociudadanos o ciudadanas de la UE no tiene derecho a un permiso B o C, si desean cohabitar con un suizo o una suiza.
La Ley de Extranjería prevé en el art. 30b una disposición de dificultades para el caso en que el matrimonio no se pueda concretar por razones legales. 
Tampoco puede deducirse el derecho a una naturalización facilitada.
Sin embargo, los padres pueden solicitar un permiso de estancia para vivir con sus hijos/as, siempre que el cónyuge sea suizo o pose un permiso de establecimiento o residencia. También en este caso se debe poder demostrar por qué no es posible concretar el matrimonio.

Con la ley de parejas de hecho, que entró en vigor el 1-1-2007 , los suizos y suizas que vivan en una relación de pareja de hecho, así como los extranjeros y extranjeras que tengan un permiso de residencia permanente tienen la posibilidad de obtener para sus parejas extranjeras un estatus de residencia análogo al de las parejas heterosexuales casadas (véase más arriba).
Las personas suizas y los extranjeros titulares de un permiso de establecimineto que vivan en el marco de una unión civil pueden conseguir para sus parejas extranjeras la condición de residentes, de manera análoga a como ya ocurre en las parejas heterosexuales.
Muchas veces se dan situationes que imposibilitan que una pareja homosexual pueda ser registrada, en particular cuando existe la amenaza de discriminiaciónen el país de origen de uno de los integrantes. En tales casos de dificultades, también se puede obtener un permiso de residencia cuando se cumplan los criterios establecidos por el màximo Tribunal Federal, a saber, una relación sólida y permanente, imposibilidad de concretar la relación en el extranjero o de vivir en el marco de una residencia permitida, capacidad de integración. aceptación por contrato de obligaciones del deber de asistencia y similares. También  con respecto al permiso de trabajo se aplican las mismas condiciones, es decir, los familiares de los Estados orginales de la UE no precisan ningún permiso de trabajo adicional. Para los ciudadanos de los Estado nuevos siguen vigentes las condiciones anteriores (véase permiso de trabajo).