Matrimonio, parejas
y concubinato

HomeInformaciónesMatrimonio, parejas registradas y concubinato

Matrimonio, parejas registradas y concubinato

Todas las parejas se topan con desafíos a la hora de organizar su vida cotidiana en común, ya sea al realizar una mudanza, contraer matrimonio o registrarse como pareja, o incluso tras varios años de vida en común. Pasa lo mismo con las parejas que vienen del mismo entorno cultural y que comparten la misma lengua. Los desafíos van en aumento cuando toca poner en marcha este proceso con una persona proveniente de un entorno cultural completamente distinto, con otros valores y normas, y para quien lo evidente puede ser distinto. Por ello, resulta útil informarse minuciosamente sobre las posibles consecuencias de una relación intercultural antes oficializar una pareja internacional mediante el matrimonio o la pareja registrada. A continuación, presentamos una visión general de los aspectos jurídicos de la vida en común internacional.

El matrimonio en Suiza

Según el derecho suizo, se acepta el matrimonio entre contrayentes que hayan cumplido los 18 años y tengan capacidad de discernimiento (artículo 94 del Código Civil suizo). No debe existir ningún obstáculo para la unión (p. ej., un matrimonio aún válido o una relación de parentesco entre contrayentes). En Suiza, el matrimonio debe celebrarse en la oficina del registro civil. El matrimonio religioso no puede celebrarse antes del matrimonio civil (artículo 97.3 del Código Civil suizo).

Antes de contraer matrimonio, debe iniciarse, en la oficina del registro civil del municipio donde resida, un proceso preliminar que servirá para preparar la unión a nivel formal y administrativo. A lo largo de este proceso, el registro civil indicará los documentos que los contrayentes deberán presentar para celebrar el matrimonio. Si uno de los contrayentes vive en el extranjero, deberá presentar sus documentos ante la embajada suiza de su país de residencia.

Los documentos requeridos no deben tener una antigüedad superior a seis meses en el momento de presentarlos. Deben estar traducidos hacia uno de los idiomas nacionales suizos (en algunos cantones es posible presentarlos en inglés) mediante traducción jurada o certificada. Según el país de origen, además de estos documentos, la oficina del registro civil pedirá una apostilla del Ministerio de justicia del país en cuestión. La oficina del registro civil también puede pedir una comprobación de los documentos a la embajada suiza del país de la persona extranjera, así como un adelanto de los costos antes de proceder. Se aconseja prever bastante tiempo para reunir los documentos, traducirlos, según el caso certificarlos mediante una apostilla y presentarlos a la embajada para su comprobación.

La oficina del registro civil tiene el derecho e incluso la obligación de comprobar si se trata de un matrimonio o pareja registrada de conveniencia. Se considera que es así cuando el objetivo de estas uniones es únicamente sortear las disposiciones relativas al derecho de residencia.

Según el artículo 98.4 del Código Civil suizo, solo es posible contraer matrimonio en Suiza cuando ambas partes pueden demostrar la legalidad de su estancia en Suiza. Ocurre lo mismo respecto a las parejas registradas, de conformidad con el artículo 5 de la Ley Federal suiza sobre las parejas registradas. Según su nacionalidad, esto se demuestra a través de un permiso de residencia o de un visado válido. Si no es posible presentar pruebas de residencia legal, el registro civil está obligado a declararlo a la autoridad migratoria competente.

El matrimonio en Suiza

Según el derecho suizo, se acepta el matrimonio entre contrayentes que hayan cumplido los 18 años y tengan capacidad de discernimiento (artículo 94 del Código Civil suizo). No debe existir ningún obstáculo para la unión (p. ej., un matrimonio aún válido o una relación de parentesco entre contrayentes). En Suiza, el matrimonio debe celebrarse en la oficina del registro civil. El matrimonio religioso no puede celebrarse antes del matrimonio civil (artículo 97.3 del Código Civil suizo).

Antes de contraer matrimonio, debe iniciarse, en la oficina del registro civil del municipio donde resida, un proceso preliminar que servirá para preparar la unión a nivel formal y administrativo. A lo largo de este proceso, el registro civil indicará los documentos que los contrayentes deberán presentar para celebrar el matrimonio. Si uno de los contrayentes vive en el extranjero, deberá presentar sus documentos ante la embajada suiza de su país de residencia.

Los documentos requeridos no deben tener una antigüedad superior a seis meses en el momento de presentarlos. Deben estar traducidos hacia uno de los idiomas nacionales suizos (en algunos cantones es posible presentarlos en inglés) mediante traducción jurada o certificada. Según el país de origen, además de estos documentos, la oficina del registro civil pedirá una apostilla del Ministerio de justicia del país en cuestión. La oficina del registro civil también puede pedir una comprobación de los documentos a la embajada suiza del país de la persona extranjera, así como un adelanto de los costos antes de proceder. Se aconseja prever bastante tiempo para reunir los documentos, traducirlos, según el caso certificarlos mediante una apostilla y presentarlos a la embajada para su comprobación.

La oficina del registro civil tiene el derecho e incluso la obligación de comprobar si se trata de un matrimonio o pareja registrada de conveniencia. Se considera que es así cuando el objetivo de estas uniones es únicamente sortear las disposiciones relativas al derecho de residencia.

Según el artículo 98.4 del Código Civil suizo, solo es posible contraer matrimonio en Suiza cuando ambas partes pueden demostrar la legalidad de su estancia en Suiza. Ocurre lo mismo respecto a las parejas registradas, de conformidad con el artículo 5 de la Ley Federal suiza sobre las parejas registradas. Según su nacionalidad, esto se demuestra a través de un permiso de residencia o de un visado válido. Si no es posible presentar pruebas de residencia legal, el registro civil está obligado a declararlo a la autoridad migratoria competente.

El matrimonio en el extranjero

Si se opta por contraer matrimonio en el extranjero, es importante informarse sobre los documentos y formalidades necesarias en el país en cuestión. Los consulados en Suiza o las oficinas del registro civil en estos países pueden ofrecerles la información pertinente. El matrimonio está sometido al derecho del país en el cual se ha celebrado.

Se reconocerán en Suiza los matrimonios celebrados en el extranjero conforme a las disposiciones legales del país en el que se hayan celebrado y al orden público suizo. Sin embargo, el registro en Suiza no es automático: debe ser solicitado ante el consulado suizo del país en el que se haya celebrado. Un matrimonio entre personas del mismo sexo celebrado en el extranjero será reconocido en Suiza como pareja registrada.

Parejas registradas y matrimonio entre personas del mismo sexo

La ley suiza sobre las parejas registradas entre personas del mismo sexo (ley sobre las parejas registradas), que entró en vigor en 2007, permite garantizar legalmente la unión de parejas del mismo sexo.

Según esta ley, las parejas del mismo sexo pueden registrarse como pareja en el registro civil de su municipio, con lo que se comprometen a llevar una vida en común con derechos y obligaciones bien definidos. Una pareja registrada o un matrimonio celebrado en el extranjero son reconocidos en Suiza si corresponden a los principios legales vigentes en la Confederación.

Respecto a la reagrupación familiar y al derecho de residencia, la pareja registrada es análoga del matrimonio (artículo 52 de la Ley federal suiza de Extranjería e Integración, en adelante LEI). No obstante, la naturalización facilitada no es automática. El régimen matrimonial ordinario de las parejas registradas es la separación de bienes.

  • Encontrará la ley federal suiza sobre las parejas registradas entre personas del mismo sexo en el siguiente enlace: admin.ch (no disponible en español).
  • Siguiendo este enlace encontrará un compendio de la Confederación Helvética sobre las parejas registradas:

más información (no disponible en Español

  • Puede encontrar información respecto a las parejas del mismo sexo en

más información (no disponible en Español

Matrimonio entre personas del mismo sexo: «Matrimonio para todos» (en vigor desde el 1 de julio de 2022)

El 18 de diciembre de 2020, la Asamblea Federal suiza propuso realizar modificaciones en el Código Civil suizo sometiéndolas a un referendo. En la votación popular que tuvo lugar el 26 de septiembre de 2021, la población suiza aprobó el proyecto. Por consiguiente, desde el 1 de julio de 2022, probablemente podrán celebrarse en Suiza los primeros matrimonios entre personas del mismo sexo. Hasta entonces, las parejas del mismo sexo seguirán pudiendo oficializar su unión a través del estatus de pareja registrada.

A partir del 1 de julio de 2022 ya no será posible inscribir parejas registradas en Suiza, ya que solo se admitirá el matrimonio. Las parejas registradas que se hayan inscrito acogiéndose a lo anteriormente previsto por la ley pueden convertir su unión en matrimonio presentando una declaración de ambos cónyuges ante la sede del registro civil que deseen. Se puede solicitar que se celebre una ceremonia en presencia de testigos en la sala de bodas del Registro Civil al presentar la declaración.

Cuando se presenta esta declaración, se considera que la pareja ha contraído matrimonio, con lo que pueden adoptar, gozan de una situación más ventajosa en lo que se refiere a sucesiones, se facilita la naturalización, o les confiere derecho a una pensión de viudedad. Las parejas de sexo femenino tienen derecho a la procreación médicamente asistida. El régimen matrimonial ordinario será a partir de ese momento el de sociedad de gananciales.

  • Para más información respecto al derecho matrimonial, ver la sección 3.5Matrimonio y régimen matrimonial en Suiza.

Información importante para las parejas internacionales
La naturalización de los cónyuges se ve facilitada gracias a la aprobación del “Matrimonio para todos”. Los derechos serán los mismos que para las parejas heterosexuales.

Concubinato

Se entiende por concubinato la vida en común de dos personas (del mismo sexo o de sexos opuestos) que no estén casadas en una unión similar al matrimonio. Al vivir en concubinato no existe la misma protección social y jurídica de la que gozan los matrimonios o las parejas registradas. Como el concubinato no está regulado por ley, se considera solteras a las personas que optan por esta situación. Esto es particularmente importante de cara a los impuestos y a la previsión para la jubilación.

Para guardarse las espaldas, existe un contrato de concubinato. Cabe considerar lo siguiente:

  • ¿Qué pertenece a cada uno? (Hacer un inventario).
  • Al comprar una vivienda: ¿se ha comprado el bien de manera conjunta?, ¿en copropiedad?
  • ¿Quién se queda la vivienda común en caso de separación y con cuánta antelación hay que avisar?
  • ¿Cómo se reparten los gastos del hogar?
  • ¿Cuánto debe contribuir mensualmente la parte que tenga mejor situación económica a la otra en caso de separación?
  • ¿Cómo distribuir el patrimonio y cómo pagar las pérdidas respecto al seguro AHV/AVS y a la caja de pensiones?
  • En caso de defunción, ¿hay que suscribir un seguro de vida o hacer testamento en favor de la otra parte?
  • Etcétera.

Encontrará más información sobre el concubinato en este enlace:

más información (no disponible en Español

 

Matrimonio y régimen matrimonial en Suiza

El régimen matrimonial establece a quién pertenece el patrimonio de la pareja o una parte de este. En caso de divorcio o de defunción, regula el reparto de bienes de la pareja. El derecho suizo contempla tres tipos de régimen matrimonial:

  • la sociedad de gananciales
  • la comunidad de bienes
  • la separación de bienes

El régimen matrimonial ordinario es la sociedad de gananciales. Se aplica a todos los matrimonios que no hayan firmado un contrato de matrimonio. En el caso de las parejas registradas, se aplica por defecto la separación de bienes. Se puede acordar otro régimen matrimonial mediante un contrato de matrimonio autentificado, firmado ante notario. El contrato de matrimonio puede ser establecido o modificado antes de contraer matrimonio o en cualquier momento a lo largo de esta unión, siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo.

La sociedad de gananciales (art. 196 y ss. del Código Civil suizo)
En el caso de la sociedad de gananciales, cada parte posee sus bienes respectivos y ambas partes poseen los bienes gananciales en común. Los bienes de cada miembro de la pareja los constituyen el patrimonio que poseían antes de contraer matrimonio y aquellos bienes que reciban de manera individual mientras dure la unión, como donaciones o herencias. Los bienes gananciales incluyen normalmente los ingresos fruto de una actividad remunerada, las prestaciones de seguros sociales y las rentas de bienes propios como el cobro de alquileres. En caso de divorcio, el régimen matrimonial se disuelve. Cada una de las partes conserva sus propios bienes y puede reclamar la mitad de sus bienes gananciales, así como la mitad de los de su expareja, tras descontar las deudas en común.

Comunidad de bienes (art. 221 y ss. del Código Civil suizo)
La comunidad de bienes está compuesta por los bienes de cada uno de los miembros de la pareja y por los bienes en común que pertenecen a ambos. Los bienes comunes incluyen, en general, el patrimonio global de la pareja, puesto que la definición legal de los bienes comunes no va tan lejos como en la sociedad de gananciales. Ninguna de las partes puede disponer de su parte de los bienes comunes. Al disolverse el régimen matrimonial, el patrimonio común se reparte equitativamente.

Separación de bienes (art. 247 y ss. del Código Civil suizo)
En el caso de la separación de bienes, no hay patrimonio común. El patrimonio adquirido a lo largo de la unión no se comparte y cada una de las partes conserva su patrimonio (salvo la previsión para la jubilación, de conformidad con la ley suiza de previsión profesional, BVG/LPP). Cada una de las partes posee su propio patrimonio y es responsable de saldar sus propias deudas.

Información importante para las parejas internacionales
Como pareja internacional, tienen la posibilidad de elegir el derecho aplicable en lo concerniente al régimen matrimonial. Pueden elegir entre el derecho del país en el que se encuentra el domicilio de la pareja y el de su país de origen. En caso de haber una convención, hay que prestar una atención especial a los requisitos formales. Les recomendamos que acudan a un notario que les asesore en este aspecto.

Derechos y obligaciones

El Código Civil suizo regula el derecho matrimonial en el país (arts. 90-251). Como matrimonio internacional, están sometidos al derecho matrimonial suizo si su domicilio como pareja se encuentra en Suiza. Esto también es aplicable en caso de haberse casado en el extranjero.

Seguidamente se presentan los derechos y las obligaciones más importantes relativos al matrimonio:

Efectos generales (art. 159 del Código Civil suizo)
Los miembros de la pareja se comprometen a garantizar su prosperidad mutua de común acuerdo y a proveer conjuntamente a sus hijos de todo lo necesario. También se comprometen a guardarse fidelidad y asistencia mutuas. Gozan de los mismos derechos y tienen en cuenta sus propios intereses y los de la pareja.

Domicilio común (art. 162 del Código Civil suizo)
Ambos miembros de la pareja fijan de común acuerdo el domicilio conyugal. Pueden justificar dos domicilios separados de común acuerdo sin que ello disuelva el matrimonio. El domicilio común solo puede anularse por las dos partes, o con el consentimiento explícito de una de ellas (art. 169 del Código Civil suizo).

Información importante para las parejas internacionales
Las parejas internacionales deben vivir juntos, tanto para justificar el derecho de residencia en el marco de la reagrupación familiar como para prolongar el permiso de residencia temporal hasta obtener un permiso de residencia permanente, en caso de que el miembro de la pareja extranjero provenga de un país tercero (art. 42 de la LEI). Este requisito no se aplica si pueden presentarse causas de fuerza mayor y si se mantiene la comunidad familiar (art. 49 de la LEI). Algunas causas de fuerza mayor pueden ser el trabajo o una formación que implique la necesidad de residir entre semana en otro lugar.

Cuidado de la familia (art. 163 del Código Civil suizo)
Ambas partes contribuyen al cuidado de la familia y acuerdan la participación económica, en los cuidados que se deban brindar a la familia y en las tareas domésticas. Cada una de las partes tiene derecho a recibir una suma de la que disponer libremente en la medida de sus posibilidades.

Deber de información (art. 170 del Código Civil suizo)

Cada una de las partes puede pedir a su cónyuge que le informe de sus ingresos, de sus bienes y de sus deudas. De ser necesario, podrá invocar este derecho a través de la vía legal, mediante un proceso de protección de la unión conyugal.

Suspensión de la vida en común (art. 175 y ss. del Código Civil suizo)
Cada una de las partes tiene derecho a rechazar la vida en común durante el tiempo que juzgue necesario si su personalidad, su seguridad material o el bienestar de la familia se ven gravemente amenazados.

  • Para más información al respecto, ver apartado Disolución del matrimonio o de la pareja registrada.

Información importante para las parejas internacionales
En función de la situación personal y de la duración de la vida conyugal, la suspensión de la vida en común puede conllevar la retirada del permiso de residencia temporal (ver apartado Consecuencias de la disolución de parejas registradas, de la separación o del divorcio sobre aspectos inherentes a la migración).

Responsabilidad por deudas
La pareja es corresponsable de las deudas si se designan como deudores a ambas partes y si han firmado un reconocimiento de deuda o si se ha usado el importe del préstamo para garantizar la subsistencia común. Una de las partes no será corresponsable de las deudas contraídas por la otra parte para sus propias necesidades. Ambas partes son corresponsables de las deudas relativas al alquiler, al seguro médico y a los impuestos, siempre y cuando no estén separadas.

  • Para más información sobre este tema:

más información (no disponible en Español

Nacionalidad (ley suiza sobre la nacionalidad)
En un matrimonio internacional, cada una de las partes conserva su nacionalidad.

Apellido

De conformidad con la ley suiza sobre la nacionalidad, cada una de las partes conserva su apellido tras la celebración del matrimonio. Aun así, se puede escoger uno de los apellidos de los contrayentes como apellido común para la familia (en el caso de las personas divorciadas o viudas, su apellido de solteras).

En caso de escoger un apellido común, los hijos también tendrán este apellido. Si ambas partes conservan sus apellidos, en el momento de contraer matrimonio deberán decidir cuál transmitirán a sus hijos. Sin embargo, durante un año a partir del nacimiento de su primer hijo, los padres todavía pueden optar por transmitir otro apellido.

Es posible unir el apellido de soltero de cada uno al apellido familiar común que se ha escogido (p. ej., Dupont-Garcia). Este apellido de unión no es oficial, pero se puede solicitar su uso en el pasaporte o el documento de identidad suizos.

Las parejas registradas del mismo sexo conservan sus apellidos de solteros, pero pueden tomar uno de estos apellidos como apellido familiar común.

Información importante para las parejas internacionales
Las parejas internacionales pueden elegir su apellido de conformidad con la legislación del país de la parte de origen extranjero mediante una declaración especial.

Si se celebra el matrimonio en Suiza, se mencionará el apellido de la parte de origen extranjero en el registro civil, como en su país de origen. El apellido registrado en el pasaporte nacional es determinante para el permiso de residencia. Toda modificación deberá estar reflejada en ambos documentos.

Si el matrimonio se celebra en el extranjero, la parte de origen suizo puede presentar la declaración respecto al apellido por adelantado ante la representación suiza en el país pertinente. También puede presentarla como muy tarde 6 meses después de la celebración del matrimonio ante la representación suiza del país, en el registro civil de su lugar de procedencia o en el de su domicilio.

Los padres que no estén casados y con autoridad parental conjunta pueden decidir si quieren que los hijos lleven el apellido del padre. A falta de una declaración explícita, los hijos llevarán el apellido de la madre.

Información importante para las parejas internacionales
A falta de apellido familiar común, se recomienda indicar el apellido del representante legal en el pasaporte de los hijos, lo cual facilitará, entre otras cosas, los viajes al extranjero.


más información (no disponible en español)