Tratar con diferentes religiones en una relación binacional

Tratar con diferentes religiones en una relación binacional

Tratar con diferentes religiones en una relación binacional

Lo ideal es que una pareja binacional se conozca primero, deje tiempo suficiente para pensar en algunas cosas y discuta sus respectivos puntos de vista y actitudes respecto a las diferencias culturales y religiosas. Sólo entonces se van a vivir juntos y más tarde nacen los hijos. ¡Muy bien!

Pero, ¿no es frecuente que la vida de muchas personas dé un vuelco por las limitaciones de la realidad? Estas limitaciones y otras circunstancias hacen que el caso ideal sea más bien una excepción. La vida cotidiana exige a ambos miembros de la pareja una puesta en práctica concreta en todos los aspectos, por ejemplo, en lo que se refiere al trato con las diferentes religiones: ¿cómo deben educarse los hijos en términos religiosos? ¿Cómo debería ser su educación, etc.? Muchas parejas en una relación binacional quieren sobre todo experimentar su amor y piensan que la convivencia práctica con todas sus facetas puede arreglarse de algún modo más adelante.

Muchas preguntas sólo surgen en la vida práctica con los niños. ¿Cómo funcionará? ¿Podemos gestionarlo? ¿Es posible con diferentes credos (por ejemplo, cristianismo / islam)? Debe ser posible de alguna manera convivir con éxito a pesar de las diferencias en la familia, ¿no? Aquí se requiere un alto grado de tolerancia, respeto y apertura por parte de ambos socios en una relación binacional. Asumiendo que todas las culturas tienen el mismo valor, esto es realmente una cuestión de rutina. 

En mi familia, la receta significa encontrar compromisos y permitir a cada uno su propio espacio. Esto significa, por ejemplo, que celebramos las fiestas de ambas culturas con el respeto necesario en casa, como la Navidad en el cristianismo o la fiesta de la ruptura del ayuno en el Islam y otras fiestas. Para que nuestros hijos puedan decidir libremente, ambos padres les enseñan la religión y la cultura respectivas. Más adelante, cuando alcanzan la mayoría de edad, son libres de elegir la fe que quieran seguir.

En la escuela, nuestros hijos participan en todo, como el canto, las obras de teatro, etc. Son libres de elegir la religión que quieran. Mientras sean menores de edad, no beban alcohol ni coman carne de cerdo; por lo demás, pueden hacer prácticamente cualquier cosa. En cuanto sean mayores de edad, podrán tomar sus propias decisiones.

Nuestros tres hijos tienen entre siete y diecisiete años. Mi mujer y yo llevamos veintitrés años casados y veinticinco juntos. Creo que hasta ahora hemos conseguido convivir con éxito con nuestros hijos, a pesar de las diferencias. Mi mujer es cristiana, trabaja como jefa de departamento de operaciones y es miembro de la dirección de una residencia de ancianos y de la tercera edad en Berna. Soy musulmana y trabajo como consejera en frabina (centro de asesoramiento para mujeres y hombres en relaciones binacionales). Ambos somos abiertos, reflexionamos mucho sobre temas de transculturalidad y hablamos abiertamente entre nosotros. Los niños también suelen participar activamente en los debates.

Para nosotros, la diferencia cultural es un enriquecimiento mutuo experimentado. Es importante aceptarlo y darle forma con un espíritu abierto y positivo.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

 
Entradas relacionadas
Dejar una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *.